Ejemplo de discurso de boda de la hermana de la novia

A pesar de que las hermanas encuentren muchísimas razones para pelear, la unión fraternal que existe entre ellas siempre prevalece y las convierte en amigas de por vida. Esta conexión hace que la boda de una hermana tenga una enorme importancia y es el motivo por el cual el discurso de la hermana de la novia es tan valioso.

Ahora bien, las emociones que esta ocasión desencadena, como los nervios, la ansiedad y el estrés, no siempre trabajan a tu favor. Por ello hemos preparado un ejemplo que te ayudará a redactar el mejor discurso de boda para tu hermana.

En este ejemplo, la hermana de la novia es también la madrina de la boda. Como es de suponer, es una de las personas más emocionadas ante el acontecimiento, y así lo demuestran sus palabras.

Ejemplo de discurso de bodas de hermana a hermana

Comienzo: Lo que sentí cuando me enteré que Marta se casaría

Hola a todos, por más que me esfuerce, no hay palabras que consigan expresar lo que siento. Y juro que lo he intentado y he gastado casi un paquete entero de folios. Decir que adoro a mi hermana sería casi un chiste: Marta es una prolongación de mí, la más preciada que tengo. Cuando me dijo que se casaba lloré mucho, y he de confesar que había algo de dolor en esas lágrimas: era como si me quitaran un pedazo de mí. Pero, obviamente, esa pequeña pena se esfumó enseguida ante la inmensa alegría que lo inundó todo, desde entonces hasta hoy.

Desarrollo: Una mezcla de nostalgia con un poco de humor

Una de las canciones favoritas, tanto de Marta como mía, es ‘Let It Be’ de los Beatles, cuyo lema me vino muy bien para superar aquella ñoñería inicial. Dice algo así como: “Si la quieres, déjala ser, si la amas, déjala volar”. Así que ahora que se ha presentado la oportunidad, y después de toda una vida cantando la canción, tenía que aprovechar para poner en práctica ese ejercicio tan sano. Además, me sale más barato y es menos arriesgado ir a visitarla de vez en cuando, en lugar de llevar a cabo la segunda opción que tenía en mente: ¡Secuestrarla!

El cierre: Mencionando a la pareja de mi hermana

Pero acabo ya con tanta tontería, que al final voy a terminar dando miedo, sobre todo a Jorge. Y es a él precisamente, a Jorge, a quien he de agradecer todo lo que ha hecho por mi hermana. Tanto por respetarla como por soportarla (puedo asegurar que a veces se pone insufrible), y no solo a ella, sino a toda nuestra familia.

Así que, cuñado, ¡muchísimas gracias!: te has ganado a pulso pasar a formar parte de nuestra familia, aunque a veces parezcamos más una secta (sobre todo los domingos, cuando empezamos con las copas de sobremesa). Espero seguir disfrutando de buenos momentos junto a vosotros durante mucho tiempo.

Os quiero infinitamente a los dos. Gracias.

¿Cómo armar un excelente discurso de boda siendo la hermana de la novia?

Cuando tu hermana se casa y te toca dar el discurso durante su boda, tienes en tus manos la posibilidad de hacerla sentir única y amada. Por lo general, el discurso de boda de la hermana de la novia viene luego del discurso del padrino. En definitiva, se trata de una oportunidad increíble que te permitirá compartir risas, buenos recuerdos, bromas y hasta tal vez lágrimas. Lo más importante es que separes tiempo para redactar tus palabras, practicarlas y quizás memorizar el discurso para que te salga con más fluidez.

Consejos que deberías tener en cuenta a la hora de redactar tu discurso

  • Sé original: tú eres única, y no existe otra persona que tenga el mismo vínculo que compartes con tu hermana. Por esta razón, separa tiempo para redactar tu propio discurso y cautivar con su originalidad.
  • Encuentra tu propia inspiración: si estás buscando dar un discurso genial, necesitas conversar contigo misma. Trata de recordar cómo ha impactado en tu vida el amor de tu hermana y piensa en los muchos recuerdos bonitos que comparten juntas.
  • Agrega emotividad: como hermanas, seguro comparten un gran número de anécdotas que han vivido juntas, y una boda hace que los sentimientos estén a flor de piel. Por lo tanto, deja que lo que sientes fluya mientras digas tu discurso. Date la posibilidad de ser emocional para que tu hermana pueda apreciar lo mucho que significa para ti.
  • Añade humor: incluir recuerdos graciosos es una idea maravillosa. De todos modos, piensa bien qué contarás, evitando todo aquello que a tu hermana pueda no resultarle divertido.
  • Menciona recuerdos bonitos de cuando eran pequeñas: los recuerdos de la infancia tienden a ser los de mayor carga emocional, y la inocencia de aquella etapa podría producir un efecto enternecedor y cautivante en los invitados. Por consiguiente, comparte recuerdos bonitos y levemente vergonzosos.
  • Practica con antelación: No alcanza con escribir tu discurso con tiempo. También es clave que lo practiques. Puedes hacerlo mirándote al espejo e imaginándote frente a los invitados y los novios.
  • Puedes llorar pero estaría bueno frenar el drama: no hay nada de malo en una que otra lágrima de emoción y felicidad. Sin embargo, evita excederte. Recuerda que tú no serás el centro de atención, ya que este lugar lo ocupará tu hermana.
  • Agradecimiento breve: Da gracias a los invitados por estar presentes y formar parte de este momento inolvidable.

Discurso de boda de la hermana de la novia: otras recomendaciones adicionales

A la hora de dar tu discurso, trata de conservar la simpleza y la alegría. No tengas miedo y procura mantener momentos divertidos. Asimismo, recuerda que lo más probable es que los invitados amen la sinceridad.

Para terminar, ten en cuenta que puedes finalizar tu discurso con un brindis. Este será el momento perfecto para que menciones tus deseos y el cariño que tienes por tu hermana y su futuro esposo.

Por último, si quieres escribir un texto por ti misma y hacerlo bien, visita alguna de las siguientes secciones de nuestro blog: